miércoles, 22 de junio de 2011

TOTS DE BLAU

     El otro día, al ir a comer a casa de mis padres, me encontré con una sorpresa nada grata. Ellos viven enfrente de un colegio concertado, con el cual no simpatizo (realmente no simpatizo ni con privados ni con concertados y hablo con propiedad, ya que fui explotada laboralmente en un colegio privado durante tres años), pues al vivir en un pueblo, cercano al área metropolitana de Valencia, sin embargo no deja de ser un pueblo, se siguen dando en este tipo de centros tratamientos especiales a los alumnos dependiendo de quién sean los padres y cuáles sean sus menesteres. Esta política caciquil decimonónica no favorece en absoluto a la calidad de la enseñanza. 

     En mi época de estudiante o ibas a las monjas (el colegio de enfrente de casa de mis padres) y eras una señorita de bien, pues era exclusivamente femenino, o como en mi caso, ibas a las Escuelas Nacionales (terminología franquista) y te juntabas con lo peor de cada casa.
     Yo fui a las Escuelas Nacionales y recibí una enseñanza de calidad, la que se recibía a finales de los 70 y mitad de los 80. Desde esas Escuelas Nacionales fui a parar a un instituto público y después a una universidad también pública.
     Desde aquella época, hemos vivido diferentes reformas educativas y desde principios de los 80, en nuestra comunidad al tener dos lenguas oficiales, se fomentó e instauró el uso del valenciano para propiciar el bilingüismo como en otras comunidades bilingües.
     Después de muchos años de lucha por la lengua y de haber conseguido que en los colegios, institutos y universidades se pueda elegir estudiar en valenciano, ahora resulta que se decide ( y lo digo de forma impersonal con toda la intencionalidad) que ya no hace falta estudiar en valenciano, que se suprime la enseñanza en esa lengua, pues al no haber dinero, los recortes afectarán a la educación y a la sanidad.
     Todos aquellos padres que hayan matriculado a sus hijos en líneas en valenciano, verán que ahora ya no recibirán dicha enseñanza y además serán de 30 a 35 alumnos en clase.
     Por supuesto que los profesores estamos indignados. Mis compañeros de velenciano ven como todos los derechos de recibir la enseñanza en cualquiera de las dos lenguas, se van al garete. ¡Volvemos al analfabetismo mental señores!
     Es prioritario aprender inglés y chino, pero el valenciano, la lengua materna de muchos alumnos, esa no importa, total, solo la hablan unos pocos en la comunidad. ¡Como si yo fuese a hablar chino con tantísima gente! Increíble. 
     Y encima, con todo lo que está cayendo, la sorpresa a la cual aludía al principio: una pintada enorme escrita en un dialecto del mozárabe (no está escrita ni en castellano ni en valenciano, por lo que presupongo dicho dialecto conservado por un sector autodenominado blavero [de blau= azul] y afín a las ideologías ultranacionalistas muy, muy, muy, conservadoras, fagocitado por el PP y que ha vuelto a resurgir).

     ¿Es una provocación o se trata de echar más leña al fuego?  
Yo creo que con la estupidez mental que muestran unos cuantos, lo único que hacen es lanzarse piedras a su propio tejado, negando una lengua y una cultura autóctonas para conocer la lengua y cultura ¿chinas?

16 comentarios:

Isa dijo...

Lo fuerte es que hablando con una persona que lleva a sus hijos a línea en valenciano, y me consta que está bien contenta con ello, vea bien el cambio diciendo que "el valenciano no se quita, es un plan trilíngüe, el cambio es que se introduce el inglés, yo lo veo muy bien" Encima de la forma que lo venden consiguen engañar a mucha gente por lo visto.
Bueno, y lo de las pintaditas que ilustras pues las mamarrachadas de siempre, eso es lo que interesa al gobierno, ese tipo de mentalidad. Por cierto, eso de GAV qué quiere decir?

CMG dijo...

Por eso, nosotros tenemos que hacer una campaña para informar de verdad sobre lo que está pasando. Muchos padres, ya sabemos que mientras sigan teniendo su servicio de guardería, no se molestan demasiado en saber en qué consiste la educación de sus hijos. A algunos no los vemos en todo el curso, sólo si les avisamos de que se va a expulsar al niño/a, pues entonces les generamos el problema de dónde aparcarlo.
Lo de GAV, yo tampoco sé exáctamente qué es. Supongo que se corresponderá con algún grupo afín a la extinguida Unió Valenciana. Pero son ganas de rizar el rizo.
Pásate cuando quieras Isa. Aquí puedes desahogarte como hago yo. B7s.

Anónimo dijo...

Hace unos cuantos años Montserrat Caballé dijo en un programa de televisión (de aquellos que presentaba Julia Otero..) que lo que más detestaba en este mundo era "la sabiduría de los ignorantes". En primer lugar me gustaría hacer referencia a lo de la educación "trilingüe"; perdonad por la vulgaridad, pero eso no se lo cree ni el "tato". ¿Realmente pensáis que los maestros y profesores van a impartir clases en castellano,valenciano e inglés? El nivel de inglés en la enseñanza pública-concertada-privada es paupérrimo, por no decir que los contenidos y metodología se quedan totalmente obsoletos...sólo hay que viajar por Europa para ver el nivel de inglés que tienen los alemanes,griegos,belgas,holandeses....en fin, NO COMMENT.
La ignorancia llega a su sabiduría extrema cuando en color gaviota entreveo, "fora català de la escola". Cuando ya empezamos a mezclar conceptos políticos con el nombre de la lengua, observo que poco importa una educación bilingüe...pero eso sí, vendemos una educación trilingüe...en fin, no descubriremos ahora la sabiduría de los "políticos", pero ¿y los padres? ¿acaso les importa a muchos de ellos que sus hijos sean bilingües en castellano y valenciano? Pues sinceramente, no.Pero eso sí, luego hay una minoría selecta cuyo bilingüismo "glamuroso" en castellano e inglés hace de sus hij@s una élite inancanzable...y cómo les encanta decir que llevan a sus hij@s al Británico....
En fin, es una pena que se estén perdiendo aquellos valores que nos enseñaron nuestros abuel@s y padres, quizás ignorantes, pero más sabi@s y con más sentido común. Y no hay que olvidar que la educación y los valores se "maman" en casa, y no en el "British", por poner un ejemplo...pero queda tan bien decirlo.....

mjchorda dijo...

Creo que hay coles y coles, bien sean privados, concertados, cooperativas o públicos y existen muchas razones para elegirlos como centro donde educar a nuestros hijos y para mi, todas válidas.
Yo también trabajé en un privado-concertado con cierto cariz católico y a veces me he sentido de igual modo en algún que otro instituto público. Seguro que los alumnos que te tuvieron de profe,disfrutaron contigo, independientemente de si el cole era privado o público. Y me reitero en lo dicho, hay mucho público que parece privado en su organización y en sus prohibiciones solapadas. Hay mucha doble moral en todo esta historia. Como sabes yo trabajo en la pública y mis hijos van a una cooperativa concertada y francamente, por ahora, estoy más que contenta. Imagina que pudieramos juntarnos un buen equipo de profes con un buen proyecto y un concepto similar sobre educación y llevarlo hacia adelante, ¿No lo harías?. !Vaya rollo!, disculpa es que estoy de evaluaciones y ya se sabe. Por cierto, lo del valencià "no té nom", intentaremos que no suceda.

mjchorda dijo...

Y... se me olvidaba, muchos de los profes que llevan a sus hijos a la pública, en sus propios institutos cuentan con todas las "prebendas" de los privados (elección de alumnos, de horarios...). A veces, no solo eso, sus hijos, también suelen caer en los mejores grupos y eso no es la escuela pública.

Anónimo dijo...

Estamos de acuerdo en que para gustos,colores en cuanto a la elección ámbito privado-concertado-público; pero por la experiencia que tengo en Castellón (he dado diez años clases particulares del ámbito Sociolingüístico a alumn@s de varios privados-concertados de Castellón) os puedo decir que muchos padres eligen estos centros porque no quieren que sus hijos se "mezclen" con inmigrantes. Conozco por otro lado a dos maestras de Oropesa (una de ellas, directora) que llevan a sus hijos a privados cuando se vanaglorian de las excelencias de la enseñanza pública; sé por experiencia propia que cuando un los niñ@s entran al cole con tres añitos, sean de la nacionalidad que sean, tod@s son iguales y tod@s aprenden de la misma forma; somos los padres los que les inculcamos a nuestros hij@s los prejuicios racistas. Mi hijo sin ir más lejos comparte clase con siete compañer@s extranjeros y cuatro españoles y no va más "retrasado" por ello. Lo que no puede ser es que queramos inmigrantes para alquilarles pisos, para que nos limpien las casas por seis euros, pero claro, que no compartan educación con nuestr@s hij@s. Siento ser tan explícita y directa en este tema, pero es que la gente es muy hipócrita. Seamos un poco coherente con la sociedad que nosotr@s mismos hemos creado y fomentado. Basta ya de la doble moralidad.

CMG dijo...

Te doy la razón Lidón. Volviendo al mismo colegio del que hablaba en la entrada, muchos padres llevan a sus hijos a ese cole por las apariencias, no por la calidad de la enseñanza. Y lo digo por que mi hermana y mi sobrino fueron a él y su experiencia fue nefasta.
Mi trabajo en la privada además de esclavizante fue humillante, tuve que soportar insultos (yo y otros compañeros) por parte del director, así que en cuanto pude me fui.
Muchos padres llevaban a sus hijos a ese colegio para que no se mezclasen con inmigrantes de bajo nivel, pues allí estaba el ruso, colombiano, mexicano, etc de alto nivel y cuyos padres se dedicaban a dudosas actividades. Pero tenían dinero, y el dinero limpia la imagen y las manos sucias.
Me alegro de que tu experiencia fuese mejor Mª José. Por supuesto que no se puede generalizar, pero tampoco decir que la pública es tan horrorosa. Si tuviésemos el dinero y los medios de la concertada, probablemnete sería mejor.
Y respecto a institutos, cada uno es un mundo, y cada compañero también. Sé que hay equipos directivos que son "más papistas que el Papa", pero sé que dentro de 4 años será un profe como yo y no como en la privada que es un director comercial y de marketing con todas las consecuencias de la empresa privada.

Antonio dijo...

Publiqué aquí un comentario superlargo que creo que se ha perdido. Básicamente, repetía lo que han dicho algunas de mis compañeras arriba. En estos días de evaluaciones, cada vez que propones algo para mejorar la convivencia te acusan de elitista, simplemente por tratar de garantizar los derechos de todos los alumnos e intentar que disfruten del clima que exige la ley (como ocurre en la privada). Quienes se muestran tan solidarios/as y tan de buen rollo jamás traerían a sus hijos/as a nuestro instituto (algunos ni a la pública, claro). Es una pena no creer en lo que haces ni dar la calidad que pides a otros.

Anónimo dijo...

Mi hermana también lleva a sus hijos a un concertado en Castellón y no está muy contenta que digamos...mi sobrino mayor se aburre en clase de valenciano, castellano e inglés porque va más adelantado que el resto; sin embargo en matemáticas va fatal, porque no presta nada de atención; se ha acomodado a la situación y en vez de ir para adelante, va para atrás. La maestra dice que tiene déficit de atención, cuando simplemente se aburre...es lo que hemos hablado muchas veces, mi sobrino tiene que ayudar a los niñ@s que van más retrasados, pero ¿y a él?
Por otro lado mi hermana me comenta que son superpeseteros y que la escuela de verano le sale por unos mil euros entre los dos, (por lo visto, a los hijos de los maestros del cole les hacen un suculento descuento, así que han conseguido que sólo se apunten los hij@s del centro...). A mí sin embargo me cuesta en el cole de mi hijo ciento treinta euros comedor incluido al mes...
Pues lo dicho, ¿vale realmente la pena no "mezclarse" con inmigrantes porque es "denigrante"?
Para gustos colores y para muestra un botón..

CMG dijo...

Esta entrada pretendía ser una crítica a algunos sectores independentistas afines a ideologías ultra conservadoras, que quieren que desaparezca el valenciano de la educación primaria y secundaria y lo han manifestado en la puerta de un colegio concertado (por eso mi crítica, porque el colegio no ha borrado la pintada ya que no valora su propia lengua). Al final ha resultado ser un debate entre enseñanza pública, concertada y privada.
Yo he hablado desde mi mala experiencia, aunque está claro que no se puede generalizar y que encontramos "bueno y malo" en todas partes.
¿De dónde viene el problema? Esa es la pregunta que deberíamos hacernos y reflexionar seriamente; hay una serie de factores sociales, económicos, culturales, etc que habría que analizar para ver que la sociedad es fácilmente manipulable (tanto en reacciones xenófobas, como en convertirse en detractores de la cultura, la educación, etc). A veces , todo viene de una conciencia de clase y otras de un complejo no superado de clase. El análisis se lo dejo a los sociólogos.
Lo que sí es cierto es que la educación no está en su mejor momento, ya sabemos que nuestros contenidos y metodología son obsoletos, y el hecho de renunciar a la cultura propia, radica en ese complejo no superado de algunos que creen pertenecer a las élites.

mjchorda dijo...

Qué bien te explicas amiga, completamente de acuerdo contigo, creo que he sido yo la lianta, entono el "mea culpa". De todos modos como también tocabas el tema y yo tenía ganas de hablar de él, ya que suele surgir en algunos blogs educativos,pues, me he lanzado, a veces me pasa, ya me conoces. Para acabar sólo diré que tampoco era mi intención atacar ciertos comportamientos que veo a diario en la pública, justo,aquí en tu blog, ya que eso debe hacerse "in situ". Tampoco justificarme por llevar a mis hijos a la concertada,trabajando yo en la pública. Sí me gustaría hacer una reflexión sobre las generalizaciones y los juicios "a priori", sin conocer las causas. Hay muchas públicas, mchas privadas y muchas concertadas y no se puede o no se debe generalizar, solo intentar trabajar lo mejor posible en tu enorno educativo. Entiendo perfectamente el tipo de colegio privado que describes y no tiene nada que ver con el ejemplo de cooperativa del que hablo. En el cole privado que curré ya sabía a lo que iba y quizá pude hacer más cosas que en algunos públicos disfrazados de progres. En fin, no quiero extenderme más, no me gusta juzgar ni ser juzgada sin conocer todas las variables y en estos temas hay muchas. Recomiendo un artículo de Angel López, en El País de hoy, sobre el famoso "trilingüismo". Por último, yo nunca diría que la pública es horrorosa, trabajo allí, me encanta hacerlo a pesar de todo y conozco mucha genta con la que es un privilegio trabajar, como contigo.

CMG dijo...

La culpa ha sido mía que he mezclado la crítica a la pintada de marras con el hecho de que esté en un centro concertado.
Por supuesto que hay buenos centros concertados y cooperativas que funcionan muy bien. Tengo unas cuantas amigas que llevan a sus hijos y están muy contentas.
Mi animadversión al centro de la pintada me ha hecho que "meta a todos en el mismo saco". También hablaba de la educación en mi época y mis datos se reducen a esta ciudad dormitorio donde nos conocemos todos y mi experiencia al ir a un público, no fue mejor ni peor: yo iba a una clase desde 6º a 8º de EGB de las que calificaríamos hoy de "alto voltaje", llena de chavales con problemas, pero no me influyó en las notas. Si que es cierto que algunos chavales que son brillantes, en un ambiente adecuado pueden dar más de sí, pero trabajamos en la "escuela inclusiva" y es lo que hay.
Lo del calificativo "horrorosa" lo he puesto en mi boca (sé que tú nunca lo dirías) porque últimamente estoy muy quemada con la gestión que se hace de nuestros recursos y nuestro trabajo, y de cara a muchos padres (que ya he oído a más de uno) es el calificativo que emplean.
AH! Por supuesto que no tienes que justificarte por nada, ni pedir perdón por expresar una opinión. En cada entrada que se pone en un blog, cada cuál comenta su opinión de forma libre, y tu opinión es igual de válida que las otras que han aparecido.
Para mí también es un placer trabajar con algunos compañeros pues me ayuda a mejorar y a enriquecerme. Y a ti te incluyo entre las primeras (sabes que soy admiradora de todo lo que haces con los chavales y del mérito que tiene lo que consigues, además me encantaron los powers del martes con la literatura de 3º).
No dudes en expresarte siempre como lo has hecho hasta ahora y de cuestionar mi entrada si es necesario. Lo importante es que cada uno pueda decir lo que siente y lo que piensa.
Bueno, fuera ya de rollos, tenemos que quedar o hablar para ver cómo nos montamos este año lo de la tortura infinita de las telemáticas.

Anónimo dijo...

¡Vaya por Dios! No creo que hay que sentirse culpable por nada chicas..igual me equivoco, (y en tal caso me rectificáis, por favor)pero creo que de lo que se trata es que cada un@ muestre libremente su opinión a la entrada de Conxa. Yo creo que cada un@ ha hablado desde su experiencia personal,sin poner en entredicho las opiniones y opciones de cada cual (faltaría más). Ya sabemos que "hay gente pa tó" y de todos los colores; mi lema es intentar llevarse bien con todo el mundo y no confundir juzgar o prejuzgar con dar una opinión, no sé, cada persona tiene una experiencia vital y da su versión de los hechos...¿no se trata de eso?

Luis Antonio dijo...

He trabajado en la pública y en la concertada y no me atrevería a emitir opiniones generalizadas sobre una u otra. En ambas hay de todo, como en botica.

Estoy a favor de la enseñanza del valenciano (para mí, catalán) y de cualquier lengua minoritaria. Todas son respetables y aportan una manera de entender la vida y la cultura. Incluso creo que habría que favorecerlas - ¿discriminación positiva? - por el mero hecho de su debilidad. Y que conste, que mi lengua maternal y cultural es el castellano...

Me gusta tu bitácora, voy a enlazarla porque abordas temas que me interesan mucho y, además, porque nos la recomienda nuestro común amigo, Carlos Galeón.

Un cordial saludo

CMG dijo...

Gracias Luis Antonio por tu comentario.
Sé que no se puede generalizar respecto a educación concertada o publica pues hay de todo en todos los sitios, pero mi referencia concreta a la marginación del valenciano por parte de algunos privados y concertados (no todos, pues hay muchos, afortunadamente, que fomentan su enseñanza)es porque después de lo que ha costado institucionarla, ahora se relega.
Ya sabemos que son malos tiempos para la educación y para la cultura.
Para eso tenemos la Fórmula 1.
Un saludo.

YARRET dijo...

Vaya.... no, si eso es como todo.