martes, 4 de octubre de 2011

EL GRAN TEATRO DEL MUNDO

Después del paréntesis de mes y medio sin publicar ninguna entrada, retomo el hilo para seguir escribiendo.
Este comienzo de curso está siendo complicado como la situación política que lo rodea.
Para empezar, muchos centros educativos tendrán serias dificultades para pagar la factura de electricidad y la calefacción. Ya tenemos problemas con el material fungible: folios, fotocopias, etc. Así que vayan preparando las mantas para que sus hijos no se mueran de frío en clase. Y no exagero ni un pelo: el miércoles pasado hablando con una administrativa de Consellería, me comentó que en su sección, el abastecimiento de bolígrafos y folios empieza a escasear.
Con estas perspectivas parece ser que el otoño será calentito. Tenemos demasiados frentes para poder protestar: desde los recortes en sanidad, educación y la desaparición de todo el estado de bienestar, pasando por unas elecciones generales anticipadas, en las que hay quien se está atribuyendo una holgada mayoría y que ha pasado de tener la fórmula para gestionar la crisis, a divagar con mensajes equívocos en los que se deja entrever que la crisis ya no se puede parar.
Supongo que la mayoría de los electores, meditaremos muy bien  en quién depositamos nuestra confianza y nuestro voto. Pero, como eso es demasiado suponer en un país que no se caracteriza precisamente por su sentido útil del voto, esperaremos al día después para ver los resultados de esa premura y falta de coherencia de algunos ingenuos exaltados.
Luego tendremos cuatro años para comprobar si nuestros vaticinios eran acertados o no. Aunque, afortunadamente, si después de cuatro años no nos gusta lo que hay, siempre lo podremos cambiar. Esa es la suerte de vivir en una democracia. El pueblo elige y el pueblo castiga.
Lo malo es que ese pueblo, a veces está demasiado dirigido por "la caja tonta" como decían nuestros abuelos. Mientras triunfen los programas basura y el modelo a seguir por una parte de nuestra juventud, sean las "chonis poligoneras" que vemos en televisión, mi trabajo que es educar y, concretamente, enseñar a hablar con corrección, tiene los días contados, pues la cultura no vende, desgraciadamente.

¡Si D. Pedro levantara la cabeza!

8 comentarios:

Luis Antonio dijo...

Bienvenida. Mi opinión sobre los recortes y lo que nos depararán las próximas elecciones no es más optimista que la tuya, pero me niego a resignarme sin más... Pero tengo que ser sincero, tampoco sé lo que puedo hacer a titulo personal para cambiar, aunque sólo sea testimonialmente, el estado de las cosas...

Un abrazo y feliz curso

CMG dijo...

Gracias, Luis Antonio, por pasarte. Creo que a título personal podemos hacer bien poco. Sólo esperar a que la masa adormecida despierte de una vez. Espero que las manifestaciones que se esperan para el día 15, sean multitudinarias y no se pierda ese espíritu anti-neoliberalista que surgió en mayo.
Saludos.

mjchorda dijo...

Yo creo que si mi querido Calderón levantara la cabeza, la volvería a bajar y se embozaría entre sus papeles y plumas, resguardándose de la que está cayendo en la literatura...Menos mal que siempre está ahí aguardándonos. Como dicen por ahí, vivir constantemente en la realidad resulta imposible.
Por otro lado, menos poético, espero que empecemos a solidarizarnos con Madrid y otros puntos de España y empecemos a movernos.

Antonio dijo...

Yo resucitaría a Quevedo que tenía peor talante; al menos, con él nos reiríamos de nuestra desgracia.

CMG dijo...

Tienes razón, Mª José, a ver si nos solidarizamos con Madrid. Hoy les he dicho a mis alumnos de Bach, que son un poco contestarios, lo de la concentración del día 15. El caso es ir dejando la semilla entre la juventud para que se movilice, que son los que tienen el futuro más incierto.
Antonio, he citado a Calderón por sus auto sacramentales filosóficos, pero también la sátira corrosiva de Quevedo iría bien en estos momentos.

Carlos Galeon dijo...

Eres muy optimista diciendo que el español piensa lo que va a votar; el español actúa por impulsos, no guiado por la razón y el buen colegir, esos son procesos excesivamente complejos para quienes no tenemos bien desarrollado el neocórtex.
Ten en cuenta que un hombre tan observador como Machado ya dijo que el español "ora y embiste cuando se digna usar de la cabeza". Pues si hace esto cuando la utiliza, imagínate cuando la tiene de vacaciones.
Bienvenido, y un abrazo. Y castañas calentitas que no van faltar este otoño.

JODIDOS (la minina y el sietemesino) dijo...

Hola de nuevo, Conchi.
Un placer volver a leerte.
Engancho desde la televisión, un medio que, de herramienta, ha pasado a ser arma con un objetivo definido: imponer la estupidez como modelo y perpetuarla a través de los años, de tal guisa que la cultura pierda todo su atractivo y su aparición en la vida del individuo sea mucho más difícil, porque como decía el gran José Martí, "un pueblo culto es un pueblo libre". Y ello no interesa, nada más temido por el poder que unos ciudadanos formados, instruidos, educados.
Es evidente que nos encaminamos hacia un abismo difícilmente esquivable. El ataque acometido estos meses sobre el sector educativo, es un detalle más que explica por qué budistas se refieren a los tiempos actuales como La Época Oscura.

Un besazo, Conchi. Buen fin de semana.

(David)

CMG dijo...

Carlos:No soy optimista respecto a la estupidez mental de unos cuantos, pero, también he de reconocer que cada vez somos más los que pensamos, existimos y nos salimos de la masa aborregada.
David: Es cierto que la televisión destruye las neuronas.Y algunos/as que tienen poquitas, se quedan sin ninguna. Últimamente, he decidido ignorar la tele. Este tiempo atrás copié y pegué en mi facebook un post que me gustó y que resume lo que apuntas en tu comentario: "cada vez que alguien ve Tele5, un libro se suicida". Saludos y buen "finde" a ti también.