sábado, 28 de mayo de 2011

UN MUNDO FELIZ

El título de la conocida novela de Aldous Huxley me da pie para comentar la situación actual que estamos viviendo.
Los que la conozcan, recordarán que en una sociedad totalmente dirigida y controlada, se encuentran varios tipos de sujetos: los alfa, beta, gamma, epsilon...
Se nombran por el grupo al que pertenecen perdiendo así sus atributos individuales y formando parte de una masa colectiva. Cada uno de ellos tiene un papel en esa sociedad y para que todo sea perfecto, tienen organizados y planificados sus quehaceres diarios e incluso su tiempo de ocio, en el cual consumen una sustancia llamada "soma" que les hace sentirse bien.
Ahora fuera de la ficción narrativa, nuestra sociedad lleva el camino de convertirse en ese mundo feliz, dirigido por no se sabe quién, donde los gobernantes de los países se ven manejados por unos hilos invisibles, probablemente de las grandes finanzas y no sabemos qué otros intereses ocultos más.
Hasta aquí lo que todos sabemos, pero ¿qué pasará a partir de ahora con todos los derechos que se han adquirido a través de siglos (derecho al voto, estado de bienestar, derechos de los trabajadores, ...)? ¿Estará nuestra sociedad manejada por esos hilos invisibles? ¿Seremos catalogados de elementos subversivos, como en la novela antes citada el personaje del "salvaje", todos aquellos que no estemos de acuerdo con el sistema? ¿Estamos dando varios pasos atrás a pesar de toda la revolución tecnológica? ¿Se han perdido todos los valores y lo único que cuenta es el bienestar individual?
No puedo evitar hacerme todas estas preguntas después de ver todos los días en la televisión los (des)informativos y la situación tan convulsa que estamos viviendo.
Ante la duda, cautela. Y cuidado con dar crédito a las noticias manipuladas que nos ofrecen. Incluso internet, que yo pensaba canal por excelencia para las nuevas revoluciones, está empezando a tener sus fisuras.

10 comentarios:

mjchorda dijo...

Creo que un poquito de soma de vez en cuando no nos vendría mal, (aunque personalmente prefiero gin-tonic) para digerir cosas como las que pasaron en Barcelona. No tiene nombre, me impresionó mucho la expresión de la cara en la gente joven cuando la policía ejerció la fuerza de ese modo tan bestial. Ponían cara de desconcierto total pues afortunadamente la gente relativamente joven no está acostumbrada a ese tipo de violencia. No sé muy bien como puede fluir el 15M.

CMG dijo...

Y todo por celebrar la copa de fútbol. Es más importante que salgan unos hinchas descontrolados y que sí se dedican a hacer barbaridades, a que unos acampados pacíficos estén en la PL. Catalunya. Es increíble.
En cuanto a lo del soma y el gin-tonic, este último, además, es digestivo. Yo como soy un poco curiosa me atrevería a probar el soma para luego comparar je,je,je.
Vamos a necesitar mucho soma y mucha vaselina.

Carlos Galeon dijo...

Querido amigo, la sociedad del bienestar ya tiene los días contados porque está condenada a su desaparición si no hacemos algo por detener su ejecución. Para el actual sistema un 25% de la población es considerada desechable, por lo que se mantienen guerras a fin de no tener que prescindir de ellos directamente. Son esas guerras de las que no se nos informa, pero en las que mueren miles de personas a diario.
La única esperanza es la rebelión contra la dictadura del mercado, algo que está empezando a forjarse, con todos los errores que quieras (siempre los inicios son difíciles y esta lucha será larga), pero que va creciendo y se internacionalizará, por un motivo muy sencillo: el principal motor que mueve al Hombre es la supervivencia, y esa es nuestra única salida.

CMG dijo...

Me alegro, Carlos, de tus optimistas previsiones respecto a la rebelión contra el mercado.
Está claro que el estado de bienestar tiende a desaparecer y que vivimos en un futuro incierto.
Yo misma me pregunto si las protestas pacíficas que hemos vivido estos días tendrán trascendencia de aquí a seis meses.
Me gustaría creer que se está fraguando un nuevo modelo de democracia más participativa, sin el bipartidismo decadente soportado durante los últimos años, pero no puedo evitar estar expectante y cautelosa ante una situación realmente angustiante.

JODIDOS (la minina y el sietemesino) dijo...

A mí, Conchi, la situación actual me evoca otra novela. Eso sí tan profética como la de Huxley: "1984".
Si Orwell pudiera contemplar el punto que hemos alcanzado, pensaría que se quedó corto. Muy corto.
Sin embargo, soy de la opinión de Carlos. Todo problema encierra algo positivo. Y si algo bueno ha traído consigo la crisis es que la gente por fin nos paramos en plena calle a hablar de algo que no sea fútbol. De temas realmente importantes y relevantes en la vida diaria. Lo adverso de la situación está generando demasiadas calamidades sí, pero también una unión y organización inédita en España al menos en los últimos tiempos.
Será lento, será duro, pero el cambio llegará.

Un besazo.

CMG dijo...

Me alegro de que veáis la situación con un resquicio de esperanza, tanto tú como Carlos.
Yo siempre he tenido el punto ese de escepticismo que me hace actuar con precaución (será que con la experiencia una se vuelve menos impulsiva).
Ya sé que vivimos tiempos difíciles, pero quizá sea necesario este caos para salir fortalecidos y habiendo construido un nuevo modelo social.
Un saludo.

Antonio dijo...

Pues lo veo chungo, Conxa. Los políticos (el último, de momento, Solbes) tienen claro cuáles son sus intereses y a quienes deben servir... y no somos nosotros. El soma es el fútbol, la tele, internet, tuenti... La sociedad tiene su dosis justa de bienestar, una dosis equilibrada para que no reviente en mil pedazos. El mundo feliz está ahí fuera.

CMG dijo...

Tienes razón, Antonio, con que el soma son todas herramientas que tenemos para evadirnos.
Los políticos bailan al son de los bancos y de la Sra. Merckel, por eso deben tenernos entretenidos para que protestemos lo menos posible.
Huxley nos vendía una novela de ciencia-ficción, pero al final, y al paso que llevamos, todo parece augurar que no estaba tan desencaminado. Vivimos en una sociedad que nos controla totalmente, dejándonos poco margen de libertad.
Un saludo, Antonio.

JODIDOS (la minina y el sietemesino) dijo...

Hola, Conchi. Muy buenas tardes. Por aquí ando cotillenado algunas de tus cositas.

Un beso y disfruta del fin de semana.

Camino a Gaia dijo...

Quizá nuestra soma sea la demoledora manipulación mediática, pero estar adormecidos no tiene nada que ver con ser felices.
Estamos despertando, pero aún no sabemos si queda tiempo para cambiar el rumbo y evitar en lo posible el colapso total.